Archivo del Autor: admin

Conociendo nuestras raíces.

Guillermo, de la Fazenda Virgen de la Merced, nos hizo llegar también sus impresiones de lo que fue para él, la experiencia de la Peregrinación a Brasil.

“En un principio la idea de viajar en peregrinación  a Brasil, no era una cosa muy agradable para mí. No encontraba la razón o el motivo que me confirmara que era lo correcto.

Sin embargo, cuando llegamos a Brasil, Pedrinhas, con el pasar de los días, todo comenzó a tener un sentido. Tener la posibilidad de vivir y conocer nuestras raíces, donde todo comenzó, fue algo único y especial.

Ver la inmensidad que tiene la obra, ver a tanta gente caminando en la misma dirección, orando por un motivo en común, realmente fue una experiencia magnífica.

Sin duda, la peregrinación a nuestras raíces, está siendo un nuevo comienzo en mi caminata, ha marcado un ante y un después. Lo más fuerte ha sido, el querer renovar mi sí a la propuesta de vivir la Palabra, todos los días, y así, ir transformando mi vida.

Agradezco a Dios por haberme regalado esta posibilidad, a las personas que nos acogieron y a todos los que de una u otra manera, hicieron posible que viviéramos esta experiencia única”.

 

DSCN4532 DSCN4546

Ir a lo esencial…

Continuamos recibiendo las experiencias vividas por nuestros jóvenes que participaron de la peregrinación de este año al Centro de la Obra de la gran Familia de la Esperanza.

Augusto, de Tucumán – Argentina, de 20 años quien está viviendo su proceso de recuperación en la Fazenda Virgen de la Merced, en Tucumán nos cuenta: “Llevo 8 meses en este camino y estoy muy contento y agradecido por poder compartir lo que encontré en esta peregrinación… es algo que quiero incorporar al proceso que estoy viviendo en la Fazenda. Me traje muchas cosas lindas e inolvidables de esta experiencia, como por ejemplo la presencia de Jesús en la adoración y el fuerte testimonio de Evilazio, quien después de sufrir un accidente en su auto, ha descubierto lo esencial de la vida, la simplicidad, el ser capaz de ver todo nuevo, como cada lectura que se lee en la Misa… Me ayudó a darme cuenta, de  cómo muchas veces perdemos tiempo en cosas que no tienen importancia y no vamos a lo más esencial, a Aquel que es capaz de transformarlo todo: Dios. Ha sido una oportunidad para aumentar mi fe. Conocer a los fundadores de esta obra, los lugares donde todo comenzó y los primeros recuperandos…

Otra  de las cosas que quedó marcado en mí,  fue el amor de cada uno de los chicos que nos recibió y la manera concreta como nos manifestaron su amor.

Sólo me queda dar gracias a Dios por hacer posible todo esto y comprometerme a vivir mi caminata con más radicalidad. Paz y Bien”.

 

DSCN4227 DSCN4514

Madre de la Divina Providencia

Entre los días 18 al 24 de Septiembre se realizó la peregrinación del Cono Sur 1 conformado por las Fazendas masculinas y femeninas de Uruguay, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

Desde la Fazenda María Madre de la Divina Providencia, Santa Fe, nos escriben: “Hace una semana tuvimos la gracia de poder viajar a la Casa Madre de esta gran obra, en San Paulo, Brasil. Desde los preparativos hasta el momento de la llegada a Guaratinguetá, no teníamos idea de la magnitud de los momentos que íbamos a vivir. Poder conocer a los fundadores, escuchar los temas del retiro, testimonios nos ayudaron a entender un poco más la grandeza de esta obra y su carisma.

Azul Cura, recuperanda de 7 meses nos comparte: ‘Para mí, una de las más grandes gracias fue conocer a Evilazio. Escuchar el testimonio de su accidente, de cómo él sentía que había sido una caricia de Dios, me hizo verlo como un ejemplo de vida y superación. Mientras nos relataba su experiencia, nunca perdió la sonrisa en su rostro y esto me hizo recapacitar y pensar de cuántas veces por cosas insignificantes yo he perdido la mía’.

Soledad Fernández, voluntaria de 36 años nos cuenta: ‘Para mí, durante esos días pude reencontrarme conmigo misma a partir de cada persona y de cada experiencia compartida. Me resulta muy difícil elegir un momento, pero sí lo que me quedó muy fuerte en el corazón es la importancia de Vivir la Palabra del Evangelio. El mensaje de los Fundadores de vivir la palabra, de Amar concretamente en nuestras vidas es lo que me incentiva a seguir conociendo este Carisma de la Esperanza y cambiar mi vida. Esto lo pude ver concretamente en la casa Sol Naciente, en donde viven personas con SIDA. Ver cómo allí se vive el amor y la unidad, a pesar de sus dificultades,  me hizo reflexionar sobre cómo vivo mi vida y me dieron ganas de experimentar más profundamente y cada día ese AMOR y ESPERANZA que pude ver y sentir toda la semana’.

Elizabeth Mondino, recuperanda de 5 meses nos dice que: ‘Sin dudas, la peregrinación fue un momento espiritual muy profundo. Noté muy fuerte la presencia de Dios Amor en todos los lugares que visitamos. No puedo elegir un momento en particular y hablar solo de él. Desde el retiro con los fundadores y la presidencia, ver cómo personas tan corrientes, entregan todo por el otro. Hoy, volviendo a la rutina en nuestra Fazenda, me encuentro con todas las respuestas para mí día a día y con el impulso para poder terminar mi caminata’.

Queremos agradecer a Dios por este regalo tan bonito que nos dio a través de los hermanos (as) que nos acogieron. La Visita a la Basílica de  Aparecida, la misa en la Parroquia Nuestra Señora de la Gloria, donde todo comenzó…  nos permitió ver el hilo de oro de esta historia que es sagrada para nosotros, que somos parte de esta familia.  Hoy nos queda ser fieles como María, a la Palabra de Dios y al Carisma de la Esperanza”.

 

IMG_3420

Madre de la Divina Providencia

Entre los días 18 al 24 de Septiembre se realizó la peregrinación del Cono Sur 1 conformado por las Fazendas masculinas y femeninas de Uruguay, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

Desde la Fazenda María Madre de la Divina Providencia, Santa Fe, nos escriben: “Hace una semana tuvimos la gracia de poder viajar a la Casa Madre de esta gran obra, en San Paulo, Brasil. Desde los preparativos hasta el momento de la llegada a Guaratinguetá, no teníamos idea de la magnitud de los momentos que íbamos a vivir. Poder conocer a los fundadores, escuchar los temas del retiro, testimonios nos ayudaron a entender un poco más la grandeza de esta obra y su carisma.

Azul Cura, recuperanda de 7 meses nos comparte: ‘Para mí, una de las más grandes gracias fue conocer a Evilazio. Escuchar el testimonio de su accidente, de cómo él sentía que había sido una caricia de Dios, me hizo verlo como un ejemplo de vida y superación. Mientras nos relataba su experiencia, nunca perdió la sonrisa en su rostro y esto me hizo recapacitar y pensar de cuántas veces por cosas insignificantes yo he perdido la mía’.

Soledad Fernández, voluntaria de 36 años nos cuenta: ‘Para mí, durante esos días pude reencontrarme conmigo misma a partir de cada persona y de cada experiencia compartida. Me resulta muy difícil elegir un momento, pero sí lo que me quedó muy fuerte en el corazón es la importancia de Vivir la Palabra del Evangelio. El mensaje de los Fundadores de vivir la palabra, de Amar concretamente en nuestras vidas es lo que me incentiva a seguir conociendo este Carisma de la Esperanza y cambiar mi vida. Esto lo pude ver concretamente en la casa Sol Naciente, en donde viven personas con SIDA. Ver cómo allí se vive el amor y la unidad, a pesar de sus dificultades,  me hizo reflexionar sobre cómo vivo mi vida y me dieron ganas de experimentar más profundamente y cada día ese AMOR y ESPERANZA que pude ver y sentir toda la semana’.

Elizabeth Mondino, recuperanda de 5 meses nos dice que: ‘Sin dudas, la peregrinación fue un momento espiritual muy profundo. Noté muy fuerte la presencia de Dios Amor en todos los lugares que visitamos. No puedo elegir un momento en particular y hablar solo de él. Desde el retiro con los fundadores y la presidencia, ver cómo personas tan corrientes, entregan todo por el otro. Hoy, volviendo a la rutina en nuestra Fazenda, me encuentro con todas las respuestas para mí día a día y con el impulso para poder terminar mi caminata’.

Queremos agradecer a Dios por este regalo tan bonito que nos dio a través de los hermanos (as) que nos acogieron. La Visita a la Basílica de  Aparecida, la misa en la Parroquia Nuestra Señora de la Gloria, donde todo comenzó…  nos permitió ver el hilo de oro de esta historia que es sagrada para nosotros, que somos parte de esta familia.  Hoy nos queda ser fieles como María, a la Palabra de Dios y al Carisma de la Esperanza”.

 

IMG_3420

 

Madre de la Divina Providencia

Entre los días 18 al 24 de Septiembre se realizó la peregrinación del Cono Sur 1 conformado por las Fazendas masculinas y femeninas de Uruguay, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

Desde la Fazenda María Madre de la Divina Providencia, Santa Fe, nos escriben: “Hace una semana tuvimos la gracia de poder viajar a la Casa Madre de esta gran obra, en San Paulo, Brasil. Desde los preparativos hasta el momento de la llegada a Guaratinguetá, no teníamos idea de la magnitud de los momentos que íbamos a vivir. Poder conocer a los fundadores, escuchar los temas del retiro, testimonios nos ayudaron a entender un poco más la grandeza de esta obra y su carisma.

Azul Cura, recuperanda de 7 meses nos comparte: ‘Para mí, una de las más grandes gracias fue conocer a Evilazio. Escuchar el testimonio de su accidente, de cómo él sentía que había sido una caricia de Dios, me hizo verlo como un ejemplo de vida y superación. Mientras nos relataba su experiencia, nunca perdió la sonrisa en su rostro y esto me hizo recapacitar y pensar de cuántas veces por cosas insignificantes yo he perdido la mía’.

Soledad Fernández, voluntaria de 36 años nos cuenta: ‘Para mí, durante esos días pude reencontrarme conmigo misma a partir de cada persona y de cada experiencia compartida. Me resulta muy difícil elegir un momento, pero sí lo que me quedó muy fuerte en el corazón es la importancia de Vivir la Palabra del Evangelio. El mensaje de los Fundadores de vivir la palabra, de Amar concretamente en nuestras vidas es lo que me incentiva a seguir conociendo este Carisma de la Esperanza y cambiar mi vida. Esto lo pude ver concretamente en la casa Sol Naciente, en donde viven personas con SIDA. Ver cómo allí se vive el amor y la unidad, a pesar de sus dificultades,  me hizo reflexionar sobre cómo vivo mi vida y me dieron ganas de experimentar más profundamente y cada día ese AMOR y ESPERANZA que pude ver y sentir toda la semana’.

Elizabeth Mondino, recuperanda de 5 meses nos dice que: ‘Sin dudas, la peregrinación fue un momento espiritual muy profundo. Noté muy fuerte la presencia de Dios Amor en todos los lugares que visitamos. No puedo elegir un momento en particular y hablar solo de él. Desde el retiro con los fundadores y la presidencia, ver cómo personas tan corrientes, entregan todo por el otro. Hoy, volviendo a la rutina en nuestra Fazenda, me encuentro con todas las respuestas para mí día a día y con el impulso para poder terminar mi caminata’.

Queremos agradecer a Dios por este regalo tan bonito que nos dio a través de los hermanos (as) que nos acogieron. La Visita a la Basílica de  Aparecida, la misa en la Parroquia Nuestra Señora de la Gloria, donde todo comenzó…  nos permitió ver el hilo de oro de esta historia que es sagrada para nosotros, que somos parte de esta familia.  Hoy nos queda ser fieles como María, a la Palabra de Dios y al Carisma de la Esperanza”.

 

IMG_3420

 

Madre de la Divina Providencia

Entre los días 18 al 24 de Septiembre se realizó la peregrinación del Cono Sur 1 conformado por las Fazendas masculinas y femeninas de Uruguay, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

Desde la Fazenda María Madre de la Divina Providencia, Santa Fe, nos escriben: “Hace una semana tuvimos la gracia de poder viajar a la Casa Madre de esta gran obra, en San Paulo, Brasil. Desde los preparativos hasta el momento de la llegada a Guaratinguetá, no teníamos idea de la magnitud de los momentos que íbamos a vivir. Poder conocer a los fundadores, escuchar los temas del retiro, testimonios nos ayudaron a entender un poco más la grandeza de esta obra y su carisma.

Azul Cura, recuperanda de 7 meses nos comparte: ‘Para mí, una de las más grandes gracias fue conocer a Evilazio. Escuchar el testimonio de su accidente, de cómo él sentía que había sido una caricia de Dios, me hizo verlo como un ejemplo de vida y superación. Mientras nos relataba su experiencia, nunca perdió la sonrisa en su rostro y esto me hizo recapacitar y pensar de cuántas veces por cosas insignificantes yo he perdido la mía’.

Soledad Fernández, voluntaria de 36 años nos cuenta: ‘Para mí, durante esos días pude reencontrarme conmigo misma a partir de cada persona y de cada experiencia compartida. Me resulta muy difícil elegir un momento, pero sí lo que me quedó muy fuerte en el corazón es la importancia de Vivir la Palabra del Evangelio. El mensaje de los Fundadores de vivir la palabra, de Amar concretamente en nuestras vidas es lo que me incentiva a seguir conociendo este Carisma de la Esperanza y cambiar mi vida. Esto lo pude ver concretamente en la casa Sol Naciente, en donde viven personas con SIDA. Ver cómo allí se vive el amor y la unidad, a pesar de sus dificultades,  me hizo reflexionar sobre cómo vivo mi vida y me dieron ganas de experimentar más profundamente y cada día ese AMOR y ESPERANZA que pude ver y sentir toda la semana’.

Elizabeth Mondino, recuperanda de 5 meses nos dice que: ‘Sin dudas, la peregrinación fue un momento espiritual muy profundo. Noté muy fuerte la presencia de Dios Amor en todos los lugares que visitamos. No puedo elegir un momento en particular y hablar solo de él. Desde el retiro con los fundadores y la presidencia, ver cómo personas tan corrientes, entregan todo por el otro. Hoy, volviendo a la rutina en nuestra Fazenda, me encuentro con todas las respuestas para mí día a día y con el impulso para poder terminar mi caminata’.

Queremos agradecer a Dios por este regalo tan bonito que nos dio a través de los hermanos (as) que nos acogieron. La Visita a la Basílica de  Aparecida, la misa en la Parroquia Nuestra Señora de la Gloria, donde todo comenzó…  nos permitió ver el hilo de oro de esta historia que es sagrada para nosotros, que somos parte de esta familia.  Hoy nos queda ser fieles como María, a la Palabra de Dios y al Carisma de la Esperanza”.

 

IMG_3420

Peregrinación al Centro de la Obra

Entre el 4 y 10 de septiembre se realizó la peregrinación de las Fazendas de la Esperanza de Centro América (México, Guatemala y Colombia) y las del Cono Sur 2 (La Rioja, Tucumán, Salta, Formosa, Corrientes, Bolivia, Paraguay), al Centro de la Obra de la Familia de la Esperanza. Fueron días de reflexión y de visita a lugares significativos no sólo de la obra sino también a nivel eclesial como el Santuario de Aparecida.

Tanto los fundadores como los integrantes de la nueva Presidencia, fueron los responsables de compartir su experiencia y ayudar a los jóvenes a ir en profundidad en el significado que tiene el Carisma de la Esperanza y los desafíos que este tiene en un mundo que vive sin la gran Esperanza, Jesucristo.

Desde la Fazenda Femenina de Guatemala nos envía sus impresiones Leticia (México).

“Los días vividos en Brasil me ayudaron a ver con más claridad la gran oportunidad que Dios me estaba dando a través de la Fazenda de la Esperanza. Confirmé una vez más como la fuerza del Evangelio, realiza en nosotros la recuperación que tanto deseamos, cuando colocamos en práctica Palabra por Palabra. Los testimonios escuchados, tanto de los fundadores como de otros jóvenes, me ayudaron a tomar conciencia de todo lo que podemos hacer por otras personas que viven la misma situación. Dios, hablaba a través de cada uno de ellos, su presencia se sentía en medio nuestro. Pude sentir la misericordia y el amor de Dios. Estoy muy agradecida con cada persona que nos recibió, que nos regaló parte de su tiempo y que nos hicieron sentir como en casa”.

 

20170905_162507 20170907_114625 20170929_081957

Misioneros en Villa María

Los misioneros que se encuentran en Villa María nos escriben: Continuamos nuestra misión en la próxima Fazenda de Villa María, con los trabajos que se precisan realizar para dejar todo a punto para el día de la inauguración y difundiendo lo que es nuestra vida de difundir la obra. Hemos visitado algunos colegios de algunas ciudades aledañas a Morrison, por ejemplo Ordóñez e Ibiazabal. Hemos sido acompañados por el padre Fernando. Hoy queremos entregarle el testimonio de nuestro hermano Jonas:

Soy Jonas Gallardo, tengo 28 años, soy de Villa Carlos Paz. Terminé mi proceso de recuperación ya hace casi 1 año. Desde que salí de la Fazenda de la Esperanza pude conseguir un buen trabajo como mecánico y a la par asistiendo al GEV (Grupo de Esperanza Viva) de Córdoba, asistía a misa, pero sentía crecer un vacío en mi interior.

Cuando recibí la invitación para la misión, sentí una alegría muy grande, alegría que no experimentaba desde que terminé mi proceso en la Fazenda. La palabra del mes era: “Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré”. Pensando en esa Palabra, rezando un rosario antes para pedir permiso al jefe, él me llamó y me dijo que si yo necesitaba ir a la Fazenda, no había problemas, que me dejaba ir, que tenía su apoyo.

Desde ahí empecé a sentirme mucho mejor…

Hoy es la tercera semana de misión, descubrí la alegría de donarse gratuitamente, experimentando de nuevo el espíritu de la Fazenda: Preparar el desayuno a los hermanos, trabajar hasta cansarse “por Jesús” con frío, con calor o con todas las dificultades que se presentan.

Estoy experimentando de nuevo la alegría, mi más grande motivación es mi relación con Jesús, mi relación con mis hermanos y aportar para los más necesitados que quieren una oportunidad como lo hicieron también conmigo.

 

IMG_0609 IMG_0696 IMG_0706thumbnail_IMG_0715

La Esperanza llega a Villa María

Tal vez, ya nos hemos informado a través de nuestras unidades, Grupos de Esperanza Viva, voluntarios que, hemos comenzado una nueva misión para la apertura de una nueva unidad en Villa María – Córdoba – Argentina.

El día 14 de julio, llegaron hasta el obispado de Villa María: Analía, nuestra Regional, Monseñor Aurelio, Lucas y Mario (responsable de la Misión). Allí se firmó el traspaso por parte de la Diócesis a la Fazenda del predio que, cuenta con más o menos 34 hectáreas, más toda la infra estructura de lo que fue una escuela agrícola que albergaba a niños.

Dicho edificio cuenta con una capilla, cocina, baños, sala y dormitorios que podrán acoger a unos 60 jóvenes que llegarán con el deseo de recuperarse del flagelo de las drogas.

Los misioneros que tendrán la misión de preparar y difundir dicho evento en las Capillas, Parroquias, Medios de Comunicación Social, Escuelas, son 13: 4 de Uruguay (Luciano, Dario, Bryan y Anthony), 3 de Tucumán (Lucas, Facundo y Sebastián) 1 de Brasil (Pedro), 2 de La Rioja (Emilio y Richard), 2 de Córdoba (Jonas y Jesús) y Mario de Paraguay.

El día 22 tuvieron la visita de Monseñor Samuel Jofré Giraudo, Obispo de la Diócesis, quien pudo administrar el sacramento de la reconciliación a algunos de los jóvenes y se terminó el día con la celebración de la Eucaristía.

Pedimos nos acompañen con su oración y presencia para el día 19 de agosto, al mediodía, cuando viviremos la inauguración de la Nueva Fazenda en Villa María.

Los Misioneros

 

capilla Obispo Misioneros Firma

 

Nueva Fazenda en Argentina

MISION DE VILLA MARIA  –  MARIO VERA

La V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, reunida en Aparecida, Brasil, expresó así el sentido de la misión de la Iglesia: “La Iglesia peregrinante es misionera por naturaleza, porque toma su origen de la  misión del Hijo y del Espíritu Santo, según el designio del Padre”[1]. Por eso, el impulso misionero es fruto necesario de la vida que la Trinidad comunica a los discípulos”[2].

La Fazenda de la Esperanza, siendo hija de la Iglesia, comprendió y vivió esto desde sus inicios. El deseo de llevar a todos este nuevo estilo de vida, basado en el Evangelio, particularmente a los tóxicos dependientes, hizo con que naciera la práctica de la “Misión”; en la que se vive la experiencia de juntar jóvenes, voluntarios, que estén dispuestos a llevar a otras regiones la experiencia de la Fazenda.

Es así como entre el 17 de julio y 19 de agosto se realizará en Villa María, Córdoba – Argentina, la misión para la apertura de una nueva Fazenda Masculina.

Queremos hacer la invitación a todos los que ya pasaron un año de recuperación por la Fazenda, voluntarios, grupos GEV, para participar de dicha misión.

Nos cuenta Marcelo Rodrigues, Responsable del Cono Sur: “Dicha Fazenda, nace por el deseo de Monseñor Samuel Jofré Giraudo, obispo de la Diócesis de Villa María, que, escuchando un discurso del Papa por el año de la misericordia, lanzando el desafío a las parroquias, diócesis, para tener alguna obra de misericordia.       (Como sabemos, este llamado del papa nació a partir de una conversación del Papa Francisco con nuestro fundador Fray Hans). Entonces, Don Samuel sintió que una cosa concreta que podía hacer era dar una respuesta al problema de la droga. Entonces, él nos buscó y conversamos sobre este proceso. Y en concreto él tenía una escuela agrícola, y pensó que allí se podría hacer concreta esa obra de misericordia. Todo esto fue fruto de ese llamado del papa, en el año de la misericordia”.

Quien será el responsable de llevar para adelante dicha misión es, Mario Vera, quien ya tuvo la experiencia de realizar alguna misión, al terminar su año de recuperación.

Por eso, hacemos la invitación a todos los que sienten el deseo de llevar esta Esperanza a tantos que necesitan. Son tantas las cosas que hemos recibido de Dios, que es bueno retribuir tanta bondad, con nuestro servicio y generosidad. No olvidemos que “Dios ama al que da con alegría” (2 Corintios 9,7).

[1] Decreto Ad Gentes – Concilio Vaticano II – Nº2

[2] Nº 347 Documento de Aparecida

 

IMG_0621 IMG_0627 IMG_0687 IMG_0691