Archivo por meses: septiembre 2016

Obispos visitan Fazenda de Buenos Aires

 

Esa semana tuvimos la gracia de recibir la visita de cuatro obispos de Buenos Aires: Mons. Luis Teodorico Stöckler, obispo emérito de Quilmes; Mons. Fernando Carlos Maletti, obispo de Merlo – Moreno; Mons. Enrique Eguía Seguí, obispo auxiliar de Buenos Aires y Mons. Han Lim Moon, obispo auxiliar de San Martín (argentino de padres coreanos).

Ellos se encontraban realizando una visita-misión por la Diócesis, y la Fazenda fue uno de los lugares que ellos eligieron visitar.  Los obispos fueron recibidos por los chicos quienes los agasajaron con una merienda y les dieron de regalos prendas hechas por ellos en la comunidad.

Estaban presentes también las hermanas franciscanas que acompañan a la Fazenda de Florencio Varela, varios diáconos de la Diócesis de Quilmes y nuestro párroco, el padre Armando, quien es muy presente en nuestro día a día en la Fazenda.

Después de celebrar la Eucaristía, vivimos lo que fue la inauguración de un nuevo espacio en la Fazenda, que será comedor, cocina central y despensa.

Al final de nuestro encuentro,  tuvimos un momento fuerte de testimonios de los chicos de la Fazenda; testimonios que dejaron muy contentos a nuestros obispos, porque pudieron comprobar como la Palabra de Dios puede realizar cambios radicales en las vidas de las personas.

 

1 2 3 4

La Rioja de Fiesta

El día 24 de agosto nuestra Fazenda de la Esperanza Virgen de Lourdes de la Rioja, Argentina,  celebró ocho años de constante trabajo por los “más pequeños”. Por este motivo se congregaron voluntarios y amigos a preparar la fiesta que se concretó el domingo 28 de agosto en nuestra casa, teniendo como centro la Misa,  celebrada por Monseñor Marcelo Colombo y concelebrada por nuestro  Padre Jorge Pérez.

Los Testimonios de Jorge y Gabriel nos mostraron como Dios sigue actuando en las vidas de quienes lo aceptan y generaron un momento muy emotivo contagiando su esperanza a todos los que escuchaban emocionados.

Gratamente recibimos a muchos voluntarios que trabajaron para la obra pero que en el último tiempo se habían alejado. Días previos al festejo, una pareja de voluntarios pintó un mural de la Virgen de Lourdes, en la parte superior de la casa Papa Francisco, con la colaboración de dos de nuestros jóvenes caminantes. El Obispo bendigo la pintura antes de comenzar la misa. Luego se compartió un almuerzo en un ambiente de total fraternidad en donde los jóvenes de la Fazenda estuvieron al servicio de todos los presentes siempre con mucha alegría.

Después del almuerzo tuvimos la actuación de jóvenes del GEV de Chilecito, que se hicieron presente en la celebración cantando Folclore, el cual entusiasmó a los presentes aplaudiendo y bailando.

Culminando la jornada, nos acompañó un intérprete de Tango para agasajar a la comunidad que entre mates y vítores daba gracias a Dios por el momento compartido.

El Señor se presenta en el dolor de la cruz y también en la alegría verdadera del compartir fraterno. Gracias a Jesús por los ochos años de vida de la Fazenda Virgen de Lourdes.

Gracias, Madre Nuestra, por ser nuestro amparo.

Paz y Bien.

 

img-20160919-wa0025 img-20160919-wa0020 img-20160919-wa0021 img-20160919-wa0018

Nueva Fazenda en Argentina

Este 10 de septiembre fue inaugurada la Fazenda más joven de nuestra Obra, la décima primera en Argentina: Fazenda de la Esperanza: “Virgen del Carmen”. Tuvimos la presencia de 3 obispos, incluyendo nuestro padre Obispo Aurelio, que vive en la Fazenda de Dean Funes (Córdoba). También contamos con la presencia del padre Luiz Menezes (actual presidente de la Familia de la Esperanza) y de Ricardo Oliveira (Ecónomo) de nuestra Obra, Marcelo Rodríguez (Responsable Regional). Representantes de la Fazenda Femenina de Goya y de la masculina de Cavillal.

También se hicieron presentes autoridades de gobierno como las diputadas nacionales Inés Lotto de Vecchietti y Lucila Duré; el ministros de educación y cultura Dr. Alberto Zorrilla y el ministro de la comunidad Dr. Aníbal Francisco Gómez; como también el subsecretario de cultura, Antonio Alfredo Jara

Fueron días de mucho trabajo, principalmente en los últimos días, pero pudimos ver los frutos de tanto esfuerzo.

Queremos compartirle la experiencia de Gastón Bley:

Soy de la ciudad de Santa María – Provincia de Catamarca – Argentina, tengo 16 años, comencé con las drogas a los 10 años. Hasta los 10 años tenía una vida normal, saludaba a las personas en la calle, principalmente a las personas mayores. Mis padres eran separados, iba a visitar a mi papa en la casa de mi abuela pero él no me daba atención, estaba siempre mirando televisión. Cuando yo llegaba el apagaba la tele y se iba. Empecé a hablar con mi mamá sobre esto porque me sentía mal. Mi madre me decía que: “él era mi papá” esto, porque él me decía que no yo era su hijo y también él hablaba de esta manera porque yo no tenía un buen comportamiento. Después de muchas veces que hablé con una jueza porque ya tenía este compromiso de firmar mis visitas en el juzgado de menores, ella me propuso de ir a la Fazenda. Esto porque yo ya estaba robando en la calle. Decidí ir a la Fazenda. Llegando me parecía todo muy raro, porque venían los chicos que allí vivían y cargaban mi bolso, preguntaban si yo necesitaba alguna cosa, me trajeron entonces unas zapatillas y algunas remeras que había pedido; esto porque yo estaba solo con lo justo. Todo esto me hizo perseverar. Y hoy, después de 1 año y 11 meses, he sido invitado a participar de esta misión, lo que me alegró mucho.

Estoy ahora decidido a quedarme un tiempo más para ir descubriendo lo que Dios quiere de mí. Abrazos a todos.

 

foto-1 foto-2 foto-3 foto-4

Proyecto Esparciendo Esperanza en Argentina

El día 03 de Septiembre en la Fazenda Nuestra Señora de la Merced en Tucumán, se realizó el primer encuentro fuera de Brasil del Proyecto Esparciendo Esperanza. Se trata de un proyecto de la ‘Fazenda de la Esperanza’ en colaboración con la Comisión de la Pastoral de la Juventud del episcopado de  Brasil (CNBB), cuya misión es desafiar a los jóvenes a potenciar sus vidas a través de la experiencia en las comunidades de la  ‘Fazenda de la Esperanza’ en Brasil y en el mundo, proporcionando la oportunidad de conocer un nuevo estilo de vida y prestando atención a la llamada del Papa Emérito Benedicto XVI “Llevar la Esperanza, Jesús Cristo, al mayor número posible de jóvenes” y del Papa Francisco: “ir sin miedo, para servir”.

Fue un encuentro en el cual se vivió el trípode de la Fazenda: Espiritualidad, Convivencia y Trabajo junto a los chicos que están haciendo su año de recuperación en la comunidad. Estuvieron presente 7 jóvenes y algunos de ellos ya están haciendo su experiencia de voluntariado, como por ejemplo el brasileño Lucas que hace más de un año participa del Proyecto y el argentino Matías que por 3 meses estuvo en África del Sur. Hoy los dos viven junto con los muchachos en una de las comunidades de Tucumán.

Por la tarde, desde Brasil, Danny Jacay, responsable por el Proyecto, estuvo conectado por medio de una videoconferencia, en la cual compartió su experiencia como voluntario y luego después motivó a los participantes a hacer lo mismo. Para Mildred Suarez el Proyecto es una oportunidad de “compartir el deseo de ser misioneros de la esperanza y de poder nosotros también tener ese proceso de amor, de sanación, de liberación. Deseo y sinceramente tengo un deseo grande de que sean muchos más los jóvenes que puedan sumarser a esta causa para que entre todos seamos muchas lucecitas que estamos en todo el mundo esparciendo esperanza.”

A la noche, después de la adoración eucarística, todos juntos en un lindo clima de familia y unidad que se generó entre todas las personas que allí estaban presente, compartimos una rica pizza que los mismos participantes prepararon para sellar este primer encuentro.

“Descubrir a Cristo en cada uno de nuestros hermanos que están privados de su libertad, en las adicciones, que tiene problemas con la droga o quizá viven en la soledad de la falta de amor… son en ellos que Dios me habló y me invitó a esparcir esta esperanza para mostrarles que hay un Dios que los ama, un Dios de misericordia que los espera con los brazos abiertos. En esa lucha, en esa tarea no estamos solo, hay un Cristo que nos acompaña y que nos sigue llamando a cada uno de nosotros para estar con estos hermanos nuestros. Por eso invito a todos los jóvenes que se animen a entregar la vida por Cristo. No solo vale la pena, ¡vale la vida!” así nos cuenta Fátima González que al fin de mes va hacer su primera experiencia como voluntaria del Proyecto en una de las comunidades femeninas en Argentina y después piensa extender su experiencia viajando a Brasil.

Se tú también deseas llevar a todos esta misma alegría de amar que tantos jóvenes están experimentando en sus vidas… ¡no pierdas tiempo! Entra en contacto con nosotros y vive esta experiencia de encuentro con Dios-Amor.

Para más información escribe a: daniel.espalhandoesperanca@gmail.com

 

20160903_203550 20160903_230448 img_20160903_193721

Homilia del Papa en la canonización de Madre Teresa

«¿Quién comprende lo que Dios quiere?» (Sb 9,13). Este interrogante del libro de la Sabiduría, que hemos escuchado en la primera lectura, nos presenta nuestra vida como un misterio, cuya clave de interpretación no poseemos. Los protagonistas de la historia son siempre dos: por un lado, Dios, y por otro, los hombres. Nuestra tarea es la de escuchar la llamada de Dios y luego aceptar su voluntad. Pero para cumplirla sin vacilación debemos ponernos esta pregunta. ¿Cuál es la voluntad de Dios en mi vida?

La respuesta la encontramos en el mismo texto sapiencial: «Los hombres aprendieron lo que te agrada» (v. 18). Para reconocer la llamada de Dios, debemos preguntarnos y comprender qué es lo que le gusta. En muchas ocasiones, los profetas anunciaron lo que le agrada al Señor. Su mensaje encuentra una síntesis admirable en la expresión: «Misericordia quiero y no sacrificios» (Os 6,6; Mt 9,13). A Dios le agrada toda obra de misericordia, porque en el hermano que ayudamos reconocemos el rostro de Dios que nadie puede ver (cf. Jn 1,18). Y cada vez que nos hemos inclinado ante las necesidades de los hermanos, hemos dado de comer y de beber a Jesús; hemos vestido, ayudado y visitado al Hijo de Dios (cf. Mt 25,40): es decir, hemos tocado la carne de Cristo.

Estamos llamados a concretar en la realidad lo que invocamos en la oración y profesamos en la fe. No hay alternativa a la caridad: quienes se ponen al servicio de los hermanos, aunque no lo sepan, son quienes aman a Dios (cf. 1 Jn 3,16-18; St 2,14-18). Sin embargo, la vida cristiana no es una simple ayuda que se presta en un momento de necesidad. Si fuera así, sería sin duda un hermoso sentimiento de humana solidaridad que produce un beneficio inmediato, pero sería estéril porque no tiene raíz. Por el contrario, el compromiso que el Señor pide es el de una vocación a la caridad con la que cada discípulo de Cristo lo sirve con su propia vida, para crecer cada día en el amor.

Hemos escuchado en el Evangelio que «mucha gente acompañaba a Jesús» (Lc 14,25). Hoy aquella «gente» está representada por el amplio mundo del voluntariado, presente aquí con ocasión del Jubileo de la Misericordia. Vosotros sois esa gente que sigue al Maestro y que hace visible su amor concreto hacia cada persona. Os repito las palabras del apóstol Pablo: «He experimentado gran gozo y consuelo por tu amor, ya que, gracias a ti, los corazones de los creyentes han encontrado alivio» (Flm 1,7). Cuántos corazones confortan los voluntarios. Cuántas manos sostienen; cuántas lágrimas secan; cuánto amor derraman en el servicio escondido, humilde y desinteresado. Este loable servicio da voz a la fe – ¡da voz a la fe! y expresa la misericordia del Padre que está cerca de quien pasa necesidad.

El seguimiento de Jesús es un compromiso serio y al mismo tiempo gozoso; requiere radicalidad y esfuerzo para reconocer al divino Maestro en los más pobres y descartados de la vida y ponerse a su servicio. Por esto, los voluntarios que sirven a los últimos y a los necesitados por amor a Jesús no esperan ningún agradecimiento ni gratificación, sino que renuncian a todo esto porque han descubierto el verdadero amor. Y cada uno de nosotros puede decir: ‘Igual que el Señor ha venido a mi encuentro y se ha inclinado sobre mí en el momento de necesidad, así también yo salgo al encuentro de él y me inclino sobre quienes han perdido la fe o viven como si Dios no existiera, sobre los jóvenes sin valores e ideales, sobre las familias en crisis, sobre los enfermos y los encarcelados, sobre los refugiados e inmigrantes, sobre los débiles e indefensos en el cuerpo y en el espíritu, sobre los menores abandonados a sí mismos, como también sobre los ancianos dejados solos. Dondequiera que haya una mano extendida que pide ayuda para ponerse en pie, allí debe estar nuestra presencia y la presencia de la Iglesia que sostiene y da esperanza’ Y hacer esto con la memoria viva de la mano tendida del Señor sobre mí, cuando estaba caído.

Madre Teresa, a lo largo de toda su existencia, ha sido una generosa dispensadora de la misericordia divina, poniéndose a disposición de todos por medio de la acogida y la defensa de la vida humana, tanto la no nacida como la abandonada y descartada. Se ha comprometido en la defensa de la vida proclamando incesantemente que «el no nacido es el más débil, el más pequeño, el más pobre». Se ha inclinado sobre las personas desfallecidas, que mueren abandonadas al borde de las calles, reconociendo la dignidad que Dios les había dado; ha hecho sentir su voz a los poderosos de la tierra, para que reconocieran sus culpas ante los crímenes – ¡ante los crímenes! – de la pobreza creada por ellos mismos. La misericordia ha sido para ella la «sal» que daba sabor a cada obra suya, y la «luz» que iluminaba las tinieblas de los que no tenían ni siquiera lágrimas para llorar – para llorar – su pobreza y sufrimiento.

Su misión en las periferias de las ciudades y en las periferias existenciales permanece en nuestros días como testimonio elocuente de la cercanía de Dios hacia los más pobres entre los pobres. ¡Hoy entrego esta emblemática figura de mujer y de consagrada a todo el mundo del voluntariado: que ella sea vuestro modelo de santidad! Pienso, quizá, que tendremos un poco de dificultad en llamarla Santa Teresa: su santidad está tan cerca de nosotros, tan tierna y fecunda que espontáneamente la seguiremos llamando: ¿madre Teresa’… Esta incansable trabajadora de la misericordia nos ayude a comprender cada vez más que nuestro único criterio de acción es el amor gratuito, libre de toda ideología y de todo vínculo y derramado sobre todos sin distinción de lengua, cultura, raza o religión. Madre Teresa amaba decir: «Tal vez no hablo su idioma, pero puedo sonreír». Llevemos en el corazón su sonrisa y entreguémosla a todos los que encontremos en nuestro camino, especialmente a los que sufren. Abriremos así horizontes de alegría y esperanza a toda esa humanidad desanimada y necesitada de comprensión y ternura.

 

c9-Noticia-799954 c13-Noticia-799954 MadreTeresaCalcutaGrande MotherTeresa

 

 

Sexto aniversario Fazenda Femenina – Paraguay

Este 30 de agosto nuestra Fazenda Femenina Rosa Mística que se encuentra en Paraguay- Encarnación, celebró su sexto aniversario. El momento central de la celebración fue la Eucaristía celebrada por el padre José (Polaco) con la presencia de unos 25 voluntarios y personas de la comunidad San Cayetano (Patrono del Barrio).

En su homilía el padre José recordaba del día en que la Fazenda fue inaugurada y nos habló de la “importancia que existan lugares como la Fazenda, para ayudar a nuestros jóvenes y realizar un trabajo que ayude a rescatar sus vidas”.

Fue muy lindo el ver la alegría de todos los que participaron de este cumpleaños, alegría que sólo una persona nos podría proporcionar: Jesús en medio.

Foto de pagina IMG_4932 IMG_4983

Encuentro de padrinos – Cono Sur

Del 22 al 26 de septiembre se realizó en la Fazenda Benedicto XVI en la ciudad de Salta el encuentro de padrinos y madrinas de las Fazendas del Cono Sur. Participaron del encuentro representantes de las Fazendas de Paraguay, Uruguay y de las provincias de Córdoba, Salta y Tucumán.

El objetivo del encuentro era compartir las experiencias vividas en cada Comunidad y fortalecer el vínculo de unidad y espirito de familia entre los miembros. La programación fue muy sencilla, pero muy rica en contenido, gracias a la presencia de Jesús en medio generada en cada comunión de alma hecha por los participantes del encuentro. Uno de los momentos fue motivado por un video del fundador de la Fazenda, Fray Hans, con el título “Amar en el momento presente”.

Junto con los muchachos que viven en esa Fazenda, no faltó la oportunidad para compartir momentos de espiritualidad como la celebración de la santa misa, el rosario y meditación de la Palabra y momentos de convivencia como un divertido partido de futbol. Estos encuentros y el contacto con los chicos que hacen su año de recuperación (nuestra fuente inspiradora) es una linda oportunidad para los padrinos y madrinas renovar su compromiso de vivir el carisma de la Esperanza. También es ocasión de pedir al Señor por más vocaciones para la Obra y toda la Iglesia.

Uno de los momentos esperados del encuentro es el llamado “Día de Verde” (día dedicado a actividades de láser y recreación). El grupo visito lugares turísticos y de una belleza particular de la ciudad de Salta, como la Catedral Basílica donde estuvo presente en 1987 el Papa Juan Pablo II y un hermoso paseo en el teleférico de la ciudad. Después de la misa en la Catedral, los padrinos y madrinas compartieron el almuerzo con los seminaristas del Seminario Mayor y por la noche sellaron el encuentro con una cena agradeciendo a Dios por la experiencia vivida durante esos días.

Volviendo a sus respectivas Fazendas, cada padrino y madrina tiene la misión de irradiar amor y misericordia, camino de esperanza, para todos aquellos(as) que acompañan en su proceso de recuperación.

 

Padrinos de Salta IMG-20160831-WA0032

 

Misión en Formosa -Argentina

Arrancamos con la misión en la “Fazenda de la Esperanza” en Formosa – Ciudad del Norte Argentino, con una población aproximada de 600.000 habitantes el  día 15/08/2016. La Fazenda se ubica aproximadamente a 15 km de la ciudad de Formosa. Son 8 hectáreas donadas por un benefactor sensibilizado por el trabajo que se realiza en las Fazendas.

La Fazenda fue toda  construida por el aporte de un grupo de voluntarios  de Suiza. Un hecho lindo es la relación entre los voluntarios que participan o no del GEV. A través de ellos conseguimos mucho apoyo material y los vemos como un brazo de la Fazenda en la ciudad de Formosa. Actualmente somos 12 los misioneros de distintas Fazendas de Argentina, Paraguay y Brasil. El    22/08 tuvimos la gracia de la visita de Monseñor  José Vicente Conejero, Obispo de Formosa, quien  mostró mucha alegría por nuestra presencia.

Misionero: Alejo  (Alderete – Argentina)

“Para mí venir a la misión fue una decisión de querer devolver lo que un día recibí en la Fazenda: ‘el Amor’. Y que mejor  manera  de vivir esta experiencia de amar desde el comienzo en esta nueva casa para recibir a nuevos hermanos que están en las mismas condiciones como en la que estuve yo o incluso peor.

Fue realmente una pequeña caricia de Dios para mi poder encontrarme con los misioneros y especialmente con hermanos que ya no los veía  desde hacía tiempo. Sumado a la gran acogida  del pueblo Formoseño.

Tenemos una buena convivencia entre todos. El trabajo nos ayuda a tomar conciencia que estamos en una misión y poco a poco va tomando color la ‘Fazenda Virgen de Carmen’.

Hubo una experiencia que me marcó con la Palabra: “Dejar todo por Jesús”.  Yo tenía muchos planes en lo que quedaba todavía de mi caminata como, juntar dinero con un grupo de los ES para participar del Congreso de los Es que se realizará en noviembre en  Guaratinguetá – San Paulo y otras cosas más. Pero, tomé conciencia de que podía renunciar a todo esto por la misión en Formosa. Y aquí pude sentir la alegría de encontrarme con otros hermanos que pensaba que ya no iba a volver a ver.

Agradezco a Dios por ponerme en este camino y darme la oportunidad de poder dar a otros hermanos lo que yo un día recibí a través de la Fazenda de la Esperanza”.

 

Salon de Usos MUltiples _3 14139071_937768006349960_1757954057_o IMG_0664 IMG_0691 IMG-20160831-WA0034