Nueva Fazenda en Argentina

Este 10 de septiembre fue inaugurada la Fazenda más joven de nuestra Obra, la décima primera en Argentina: Fazenda de la Esperanza: “Virgen del Carmen”. Tuvimos la presencia de 3 obispos, incluyendo nuestro padre Obispo Aurelio, que vive en la Fazenda de Dean Funes (Córdoba). También contamos con la presencia del padre Luiz Menezes (actual presidente de la Familia de la Esperanza) y de Ricardo Oliveira (Ecónomo) de nuestra Obra, Marcelo Rodríguez (Responsable Regional). Representantes de la Fazenda Femenina de Goya y de la masculina de Cavillal.

También se hicieron presentes autoridades de gobierno como las diputadas nacionales Inés Lotto de Vecchietti y Lucila Duré; el ministros de educación y cultura Dr. Alberto Zorrilla y el ministro de la comunidad Dr. Aníbal Francisco Gómez; como también el subsecretario de cultura, Antonio Alfredo Jara

Fueron días de mucho trabajo, principalmente en los últimos días, pero pudimos ver los frutos de tanto esfuerzo.

Queremos compartirle la experiencia de Gastón Bley:

Soy de la ciudad de Santa María – Provincia de Catamarca – Argentina, tengo 16 años, comencé con las drogas a los 10 años. Hasta los 10 años tenía una vida normal, saludaba a las personas en la calle, principalmente a las personas mayores. Mis padres eran separados, iba a visitar a mi papa en la casa de mi abuela pero él no me daba atención, estaba siempre mirando televisión. Cuando yo llegaba el apagaba la tele y se iba. Empecé a hablar con mi mamá sobre esto porque me sentía mal. Mi madre me decía que: “él era mi papá” esto, porque él me decía que no yo era su hijo y también él hablaba de esta manera porque yo no tenía un buen comportamiento. Después de muchas veces que hablé con una jueza porque ya tenía este compromiso de firmar mis visitas en el juzgado de menores, ella me propuso de ir a la Fazenda. Esto porque yo ya estaba robando en la calle. Decidí ir a la Fazenda. Llegando me parecía todo muy raro, porque venían los chicos que allí vivían y cargaban mi bolso, preguntaban si yo necesitaba alguna cosa, me trajeron entonces unas zapatillas y algunas remeras que había pedido; esto porque yo estaba solo con lo justo. Todo esto me hizo perseverar. Y hoy, después de 1 año y 11 meses, he sido invitado a participar de esta misión, lo que me alegró mucho.

Estoy ahora decidido a quedarme un tiempo más para ir descubriendo lo que Dios quiere de mí. Abrazos a todos.

 

foto-1 foto-2 foto-3 foto-4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *