Todos tenemos una nueva oportunidad…

Los Fundadores de la Fazenda de la Esperanza y más de 50 ex-recuperandos se encuentran en Europa testimoniando el cambio de vida que experimentaron, después de pasar por una Fazenda de la Esperanza y encontrar un nuevo estilo de vida.

Desde el 19 de abril, más de 50 jóvenes junto a los cuatro fundadores (Fray Hans Stapel, ofm, Nelson Giovanelli, Irací Leite y Lucilene Rosendo) se encuentran en  misión por algunos países de Europa, misión que durará tres meses teniendo como lema: “Toda vida tiene esperanza”.

Fray Hans, vuelve a su continente con el deseo de poder mostrar cómo Dios es capaz de realizar maravillas en las personas cuando éstas lo dejan entrar en sus vidas. Europa que en un tiempo fue la que evangelizó nuestro continente, hoy está precisando de testimonios que muestren, cómo Dios sigue vivo en nuestras vidas y que viviendo el amor recíproco, Él viene a habitar en medio nuestro.

Estos misioneros visitarán las Fazendas de Europa y animarán a los recuperandos de 14 unidades, además de participar de la inauguración de cuatro Fazendas: dos en Italia, una en Francia y una en Polonia”.

El grupo está integrado por representantes de diez nacionalidades. Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay, Colombia, México, Filipinas, Angola, Alemania y Mozambique.

La Fazenda de la Esperanza busca mostrar a los jóvenes que el cambio de vida va más allá de dejar las drogas. Es necesario cambiar el estilo de vida y, para eso, propone la vivencia del Carisma de la Esperanza. Este es fruto de dos grandes carismas: la Unidad, del Movimiento de los Focolares  y la Pobreza de San Francisco de Asís. Ellos van a tener la oportunidad de conocer en profundidad el origen de estos carismas, en Italia.

En Rocca di Papa, tuvieron un momento con el copresidente del Movimiento de los Focolares, Jesús Morán, quien los animó a “Estar siempre cerca del hombre sufriente, de Jesús abandonado*, para que ‘todos sean uno’, comenzando por los últimos”.

Visitando Asís, Fray Hans animó a los misioneros a vivir una vida radical como Santa Clara y San Francisco, “quienes supieron ser diferentes en su época siguiendo los pasos de Jesucristo. Hoy también se necesita de hombres y mujeres nuevas, que hagan esa diferencia a semejanza de Jesucristo”.

En Roma pudieron visitar las Catacumbas, lugar que nos habla del testimonio y sufrimiento de los primeros cristianos. Mariana Martínez de méxico nos comparte: “Mi pensamiento se dirigió a los primeros cristianos y a toda la persecución que ellos sufrieron. A pesar de todo, ellos siempre estaban felices porque vivían las enseñanzas del Evangelio. Pensé: vivo en medio del mundo y no sufro persecución alguna. Comprendí que no estaba siendo tan radical como fueron los primeros cristianos. Decidí recomenzar de verdad y vivir todo lo que aprendí en algún momento, y fue muy fuerte para mí”.

También en Roma pudieron junto a la Institución RomAmoR ofrecer alimentación a los desamparados que viven en la calle. Una noche, los misioneros pudieron ayudar a preparar los platos. Era el momento de poner en práctica la Palabra, haciéndose uno con los excluidos, viviendo intensamente un momento con ellos. Este momento para algunos, les hizo recordar cuando ellos vivían en esa misma situación y necesitaban de los demás para tener, al menos, alguna cosa para comer o vestir.

Rosemary de Mozambique nos comparte su experiencia: “Cuando llegamos, fue muy lindo ver la felicidad de las personas.  Por difícil que pudiera ser comunicarse con las personas, por ser de distintos países, nos entendímos muy bien. Ayudamos a servir los platos de comida, comimos con ellos… Fue un momento muy significativo para mí.

La misión continúa. Hasta julio los misioneros van a recorrer muchos lugares con un único objetivo: mostrar que a pesar de las dificultades, Toda vida tiene esperanza.

 

*Jesús Abandonado – Expresión del Movimiento de los Focolares que significa el sufrimiento de Jesús en la Cruz, que se siente abandonado por la humanidad y por Dios, expresado en el  grito “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”,  significando así el sufrimiento de la humanidad en sus más diversos aspectos.

 

Frei Hans- Padre Paulo y Cardenal La Piedad - Roma Loppiano 3 Lucy e Irací Mariana y Colombiana - Loppiano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *